Ok

Para el usuario, el hecho de efectuar su navegación por nuestra página web implica aceptar las cookies que tienen como finalidad la de efectuar estadísticas de las visitas y proponer servicios y ofertas relacionadas con las preferencias del usuario, así como servicios para compartir y optimizar el funcionamiento del sitio. Si quiere tener más información sobre la privacidad y configurar su navegador.

Canal du Midi

El canal du Midi, declarado patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco, y los numerosos parques y jardines, son sendos espacios naturales que invitan al descanso, al paseo o a la práctica del deporte favorito.

No un canal, sino tres

Toulouse se encuentra en un lugar geográfico estratégico en el Suroeste francés, a igual distancia del Océano Atlántico y del Mar Mediterráneo. El río Garona comunica directamente Toulouse con Burdeos, facilitando por tanto el comercio por vía fluvial. Sin embargo desde Toulouse hasta Séte, la única vía de acceso es la terrestre, por la llanura de
Lauragais, larga y difícil de recorrer.

Hace tiempo que Toulouse quiso acceder al Mediterráneo. La realización de este sueño se hizo realoidad en el siglo XVII, gracias al tesón de un hombre: Pierre-Paul Riquet. Su empeño le llevó a convencer al propio rey de Francia, Luís XIV. Su proyecto era el de excavar un canal conectando los dos mares. El mayor problema de su diseño lo resolvió realizando un canal de doble pendiente a partir de la línea divisoria de las aguas (el umbral de Naurouze) y la construcción de un gigantesco depósito (la represa de Saint-Ferréol). Tras 15 años de una obra descomunal, el Canal du Midi que enlazaba Toulouse con Séte, fue inaugurado en 1681. En 1996 el Canal du Midi fue incluido en la lista del patrimonio mundial de la Unesco.

No un canal, sino tres

En el siglo XVIII, se construyó un segundo canal: el canal de Brienne. Se trataba de dar una respuesta a los barcos que debían pasar la calzada de Bazacle. Fue realizado entre 1770 y 1776 por el cardenal Loménie de Brienne. Permitía así conectar el canal du Midi y el río Garona, pasando por el puerto de la Desembocadura. En dicho puerto de convergencia, el hermoso bajorrelieve de mármol de los Puentes Gemelos (Ponts-Jumeaux) evoca Toulouse entre las tierras de Occitania y las llanuras del Garona.

En el siglo XIX todo se acelera. El cauce del Garona es muy irregular en su rumbo hacia el Atlántico. Para facilitar la circulación se construye el canal del Garona, tercer canal de Toulouse Pero muy pronto el ferrocarril le hizo la competencia y hoy sólo lo recorren los barcos de recreo.

En el siglo XVIII

El canal du Midi es hoy un lugar propenso al paseo; el preferido de los tolosanos. A pie, con patines o en bici, el camino de sirga que lo bordea brinda paseos agradables bajo la sombra de los plátanos. También puede surcarlo en un crucero disfrutando de su tranquilidad y sus aguas verdes y serenas.

Canal du Midi